P O E S í A /// P O E S í A

//COMUNICACION SOCIAL //
//PERIODISMO // NUEVAS TECNOLOGIAS // ACTUALIDAD // CINE //
//ARTE Y DISEÑO // PUBLICIDAD//
//L I T E R A T U R A//

He naufragado en un mar de recuerdos.

Ante el futuro incierto, busco en el presente
al que soy. Hoy ya no es ayer.
G.D.

Estar ROTO DE AMOR, duele.

G.D.

martes, 6 de mayo de 2014

En Francia, en el Museo de Orsay, una muestra pone en diálogo profundo, existencial y estético a Van Gogh y Artaud...











VINCENT


Subastado por la sociedad,
Vincent vuelve a suicidarse.

Es por el lucro inmoral que lo pondera.

Entre apurados y patológicos,
tus trazos y colores estallan en las telas.
Tú gritas: ¡malditos!,
pues no comprendieron a tiempo,
cuando eras materia viva
y supurabas maravillosos ocres y azules profundos.

Hoy, en la inmensidad de ese espacio
en el que no se pinta (y del que no se vuelve),
miras a los cuervos -esos que preanunciabas-
exaltados por tu paleta,
tus cartas -¡cuánto dolor Vincent!-
y tu existencia volcánica.

Theo -otro aniquilado-
hermano fiel,
te consuela erguido, simulando fortaleza;
adorándote como a un hijo.

Sin embargo, son dos hombres corroídos,
dos almas despojadas de toda esperanza.


GUSTAVO D´ORAZIO


Un querido y antiguo poema, que rescato tras la breve charla con Patricia Morante sobre estos tres personajes: Theo, Vincent y Antonin Artaud.

VALE ACERCARSE A ESTOS CREADORES, A SUS UNIVERSOS PLENOS DE IMAGENES POTENTES Y NOCHES TORTUOSAS; 
A SUS IMAGINARIOS COMPLEJOS Y TEMIBLES, 
EMOTIVOS Y AUDACES...

2 comentarios:

Juan Carlos Ortega dijo...

Querido Gustavo:
Veo que seguís con vuestros encuentros poéticos, tertulias y actividades culturales.
Y veo que tu blog sigue en marcha. Y tan creativo e interesante como siempre. Me alegro mucho.
Yo ando metido en el mundo de la formación terapéutica y me doy cuenta de que eso me tiene muy absorbido. También estoy haciendo teatro. A finales de este mes de mayo estrenamos el montaje.
Lo que tengo un poco más abandonado es la poesía. Y lo echo de menos, no creas. En cualquier caso, es un periodo. Sé que pronto vuelvo a la carga.

Te mando un fuerte abrazo, amigo. Y una gran sonrisa.

Tolhuin dijo...

Bello homenaje el de tu poema, querido amigo...

"...Leer en traducción al último Artaud es igual que mirar reproducciones de cuadros de Van Gogh. Y ello, entre muchas causas, por lo corporal del lenguaje, por la impronta respiratoria del poeta, por su carencia absoluta de ambigüedad.
Sí, el Verbo se hizo carne. Y también, y sobre todo en Artaud, el cuerpo se hizo verbo.¿En dónde, ahora, su viejo lamento de separado de las palabras? Así como Van Gogh restituye a la naturaleza su olvidado prestigio y su máxima dignidad a las cosas hechas por el hombre, gracias a esos soles giratorios,esos zapatos viejos, esa silla, esos cuervos... así, con idéntica pureza e idéntica intensidad, el verbo de Artaud, rescata, encarnándola, "la abominable miseria humana". Artaud como Van Gogh, como unos pocos más, dejan obras cuya primera dificultad estriba en el lugar-inaccesible para casi todos- desde donde las hicieron. Toda aproximación a ellas sólo es real si implica los temibles caminos de la pureza, de la lucidez, del sufrimiento, de la paciencia..."

Alejandra Pizarnik.