P O E S í A /// P O E S í A

//COMUNICACION SOCIAL //
//PERIODISMO // NUEVAS TECNOLOGIAS // ACTUALIDAD // CINE //
//ARTE Y DISEÑO // PUBLICIDAD//
//L I T E R A T U R A//

He naufragado en un mar de recuerdos.

Ante el futuro incierto, busco en el presente
al que soy. Hoy ya no es ayer.
G.D.

Estar ROTO DE AMOR, duele.

G.D.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Cine



“Biutiful”, de González Iñárritu, y con Javier Bardem, estremece. Es un filme que, como “Babel”, cruza historias en medio de la desolación y desesperanza actuales. En esta producción, la historia gira en torno a Uxbal -encarnado por Bardem- quien ve cómo se le dispara la vida sin poder recomponer su existencia y familia.
Lo social, lo político, están presentes en la historia grande. El multiculturalismo, también. La música de Santaolalla, por su parte, acompaña climas y paisajes urbanos que lastiman estando, ya, ellos mismos, dañados.
En esa geografía aparecen otras historias más pequeñas y la principal, claro. La que encarna el actor de “Mar adentro”, junto a sus hijos y mujer, sumergidos en la ciudad hacinada, el olvido, la injusticia, lo ilegal, enfermo y desordenado.
Todo está a la vista. Pero nadie parece tomar en cuenta a esa existencia marginal -marginada- que sufre y espera…
El guión es lo que más destaco. La reunión de situaciones y personajes. La cohesión interna del argumento y la estética, funcionales a un relato áspero, que descansa en algunas escenas “felices” (como la celebrada en un simple almuerzo o desayuno) y en objetos que adquieren relevancia y un protagonismo inusual, (un tenedor, por ejemplo) cuando todo está perdido.
Nadie se redime en Biutiful (bello/a en inglés, y una expresión que, desde el título, señala lo contrario y que es el contenido del filme, tanto que el término, dicho y escrito por Bardem-Uxbal, cuando su hija le pregunta por “beautiful”, al estudiar inglés, expone el absurdo de un segundo idioma, en una escuela que no interviene (como otros actores sociales aquí ausentes) ante las enormes carencias afectivas y materiales que asfixian -y deprimen, desintegran- a este grupo de seres tristes, golpeados, que aguardan amor, un plato de comida servido en paz, una cama, cariño, esperanzas.

3 comentarios:

Lola dijo...

Babel me gustó mucho, la música es preciosa, las historias tan al límite, tan injustas en algunos casos crean una tensión que no acaba cuando termina la película....sin embargo esta de Bardem no se si la voy a ver, además de tu comentario he escuchado y visto la promoción y creo que no es un buen, no me apetece parsarlo mal. De todas formas no es la primera película que veo cuando creo que puedo digerirla....y no pasa nada si no es de estreno.
Saludos.

Daniel Buitrago dijo...

También se ha estrenado por aquí y procuraré no despistarme con ella. Lo de González Iñárritu con los guiones es portentoso y la conexión de cámara, montaje, música y todo lo que no se ve pero se siente... En fin, grandes experiencias.

Un abrazo fuerte.

Juan Carlos Ortega dijo...

¿Es mejor saber que vas a morir en un plazo breve o es mejor ignorarlo?
Si lo supiera, ¿lo aceptaría con serenidad? ¿Podré darle las gracias a la vida por todo lo que me ofreció cuando sepa que se me acaba? ¿Me dará miedo el viaje a lo desconocido? ¿Qué me espera al otro lado? ¿La nada u otra forma de vida?
¿Cómo prepararse para la muerte?