P O E S í A /// P O E S í A

//COMUNICACION SOCIAL //
//PERIODISMO // NUEVAS TECNOLOGIAS // ACTUALIDAD // CINE //
//ARTE Y DISEÑO // PUBLICIDAD//
//L I T E R A T U R A//

He naufragado en un mar de recuerdos.

Ante el futuro incierto, busco en el presente
al que soy. Hoy ya no es ayer.
G.D.

Estar ROTO DE AMOR, duele.

G.D.

miércoles, 1 de junio de 2011

Hoy, cumpliría 85 años













De mí
-Súplica-

Creyeron que era hueca,
frívola y fácil.

Que no sabía cantar,
bailar ni actuar.


Que sólo era una bella mujer.

Un cuerpo delicado,
posado en la alfombra
del Waldorf Astoria.

Que mi intelecto
era débil, ínfimo.

Que no resistiría penas
ni debilidades.

Bueno…
acertaron en mucho.

Pero olvidaron que yo,
Marilyn Monroe,
era una persona:
una persona con sueños.

Que deseé cambiar
para no sucumbir.
Que busqué respeto
y un espacio que no tuve.
Que las pieles y los diamantes
no resultaron curativos.

Que intenté escribir
y lo hice.

Que la poesía me ayudó;
no me salvó, pero sí permitió expresar
lo que nunca nadie quiso oír ni ver:
mi ser sensible,
mi universo personal.

Bajo las sábanas, siempre.
Fotografiada -hasta el hartazgo-
con la falda plisada,
blanca, en alto.

Rubia, eternamente rubia,
aunque me desdoblen en otras
gracias a la piedad de Warhol.

Si sufrí, callé y pensé;
si soñé, escribí y leí,
a quién le importó.

Aún escucho las risas…
ningún editor me tomó en serio.

Yo no me tomé en serio.

Gravísimo error,
pagado con un derroche de copas,
lágrimas vertidas en cristales rotos
y una veintena de pastillas
que mi cuerpo no soportó.

Equivocada, reprimida,
la escritura fue el Paraíso.

Si nadie atendió mi llamado,
aquel último grito ahogado
(sofisticado, si quieren),
hoy, tal vez, entiendan que
Marilyn era una mueca forzada;
esa fría y temible soledad.

Más que piel, un espíritu dañado,
atormentado por las luces del set;
perdido en el limbo dorado
de un cielo mentiroso
llamado Hollywood.


Gustavo D´Orazio
2011

3 comentarios:

Jose Antonio Bejarano dijo...

Si hoy hubiera celebrado sus 85, no hubiera sido posible asimilar, así, un retrato -tan sin duda fidedigno- del alma de aquel hermoso cuerpo.

Happy birthday to you...

Juan Carlos Ortega dijo...

Allá en su hermosa altura de estrella, reina de espaldas al mundo...

El fulgor de la luz de las estrellas que murieron hace tanto tiempo nos inspira bellos poemas...

Un abrazo, amigo Gustavo.

Daniel Buitrago dijo...

Fantástico, Gustavo. Todo eso, o tal vez hubo tiempo para tanto, debió de pensar mientras ahogaba su grito tratando de obtener ayuda. Pobre, sí.

Me ha gustado mucho. Gracias. Un abrazo.