P O E S í A /// P O E S í A

//COMUNICACION SOCIAL //
//PERIODISMO // NUEVAS TECNOLOGIAS // ACTUALIDAD // CINE //
//ARTE Y DISEÑO // PUBLICIDAD//
//L I T E R A T U R A//

He naufragado en un mar de recuerdos.

Ante el futuro incierto, busco en el presente
al que soy. Hoy ya no es ayer.
G.D.

Estar ROTO DE AMOR, duele.

G.D.

viernes, 21 de septiembre de 2012

Fin de Viaje


EUROPA…ASI ES (III)

Después del periplo parisino, Niza me deslumbró con su mar azul, su elegancia y estilo; cena al aire libre y… un menú oriental, presentan una ciudad-balneario donde conviven tiempos idos (lujo, exquisitez) y este siglo XXI.

Un vistazo rápido a Heidelberg, Munich (Alemania) e Innsbruck (Austria), anteceden el arribo a Italia.

Bellos paisajes alpinos, el Tirol, la empresa BMW, un gay-parade bajo lluvia en una plaza medieval de Heidelberg, cerveza tirada y salchichas varias “rompieron” con lo disfrutado hasta el momento: más previsible y próximo a mi identidad e intereses (o conocimientos) que lo inherente a esta zona de la historia y las culturas europeas.

El palacio de la emperatriz Sissi (la auténtica, no la bella Romy Schneider), con un verde intenso y florido en los entornos de circulación, habló de Imperio, guerras, cortes, casamientos y arreglos entre casas reales.

En suelo germano, la alegría veraniega-vacacional (y muchos bares) dieron a mi alma un recreo, además de data histórica y artística sobre una cultura no muy frecuentada en el cono sur de América, pese a la colectividad alemana que habita la Argentina, en Córdoba, Patagonia y en Mesopotamia, particularmente.

Pasar a Italia, constituyó un hito, dentro del itinerario. Mis padres y abuelos nacieron aquí. Sin embargo, no puede llegar al sur de la península, sí visitar Verona, Venezia, Florencia, Pisa, Nápoles, Pompeya y Capri.

Quedé exhausto y maravillado. Arte, bellezas naturales, mis antepasados plantados en las calles, mercados, taxis, buses, subtes, trenes, comercios, restaurantes, etc.

Museos, calor intenso y “gritos y ademanes por doquier”… es que son muchos (todos) italianos… juntos. Hablando, discutiendo y siendo frontales y protagonistas, histriónicos…a más no poder.

Y ellos era yo…me sentí uno más. Las vivencias fueron internas, profundas.

El David, la antigua Venezia (góndolas y plazas incluidas), Florencia toda, la Torre inclinada de Pisa, los mármoles blancos y rosáceos, la locura mundana de Nápoles, las ruinas increíbles de Pompeya/el Vesuvio, el sol de Capri…todo, aunque raudo, impactante.

Roma

Vi y viví una ciudad apurada, con problemas de tránsito, reclamos en las calles por la estabilidad laboral de los empleados estatales, decenas de turistas y vendedores ambulantes.

El Coliseo, me maravilló por su imponente presencia y rusticidad. Rocas, paredones y el paso de los siglos que deja sus huellas.

La Fontana de Trevi: romántica, cinematográfica…fresca y hermosa.

Ambos monumentos, próximos a ser restaurados y conservados, antes del invierno pleno, por etapas y con escaso presupuesto. Una paradoja, al saber de las recaudaciones extraordinarias por venta de entradas, sponsors y souvenires.
Pizzas, muy finitas; pastas, “al dente”… que, para el gusto argentino, se consumen “casi crudas”; risas, expresiones permanentes en una ciudad clave para la humanidad, Occidente, la cristiandad (Vaticano, San Pedro -La Piedad, las tumbas de los Papas-, Sixtina -sublimes sus frescos-), el cine, el arte, la moda y la gastronomía.

Partir de Roma me dejó un gusto semi-amargo. Es que debo y deseo volver, con más tiempo.

A lo largo del viaje, me alojé en 10 hoteles diferentes…fue, decididamente, cansador y, a la vez, fascinante…

Pasar a España, deparó “la gran sorpresa”. Un incendio voraz, impidió que disfrutara mucho más de Barcelona y Madrid. Igualmente, tras el pernocte en un Polideportivo, la angustia del incidente de fuego (forestal), en la frontera entre Francia y España, y las acciones de defensa civil, Gaudí me socorrió -con todo su delirio y genialidad arquitectónica- en la Sagrada Familia/Barcelona; y Madrid, con su Gran Vía clásica y tradicional.

Las Puertas del Sol y de Alcalá, más unas riquísimas tapas, (degustadas al aire libre), hicieron que debiera agradecer a Dios, a la fortuna, este recorrido y pensar -sin demoras- en el regreso, el equipaje y las 12 horas de vuelo que me separaban de Buenos Aires: la reina del Plata, cosmopolita y europea en su diseño, similar a varios espacios del Viejo Continente, pero también dotada de singularidad y ritmo/estilo propios.

………………

ASI FUE Y ES MI EUROPA. ATRAVESADA POR UNA CRISIS FINANCIERA SERIA, VITAL, LA NOTE REQUERIDA DE ATENCION PARA CONTINUAR CONSERVANDO SU PASADO.

HA FLORECIDO PERO DESPILFARRADO, SE HA GLOBALIZADO, INDUSTRIALIZADO PERO, TAMBIEN, PUDO CONSERVAR SU ESPIRITU PUEBLERINO (ORIGINAL) EN LAS CULTURAS LOCALES.

DESLUMBRA Y HASTA ENCEGUESE. CONVIENE, POR ELLO, REVISITARLA Y PENSARLA CON EL CORAZON Y… LA RAZON.

2 comentarios:

Juan Carlos Ortega dijo...

Gracias por compartir tus impresiones y emociones que poblaron un viaje hermoso que parece haber dejado huella en tu alma.
Un abrazo y una sonrisa, amigo Gustavo.

Anama dijo...

Ay, Gus, leerte genera tremendas ganas de volver . Gracias por este recorrido emocional.
Cariños.