P O E S í A /// P O E S í A

//COMUNICACION SOCIAL //
//PERIODISMO // NUEVAS TECNOLOGIAS // ACTUALIDAD // CINE //
//ARTE Y DISEÑO // PUBLICIDAD//
//L I T E R A T U R A//

He naufragado en un mar de recuerdos.

Ante el futuro incierto, busco en el presente
al que soy. Hoy ya no es ayer.
G.D.

Estar ROTO DE AMOR, duele.

G.D.

martes, 20 de febrero de 2018

Premio-Homenaje a Podestá y Coronado

La Municipalidad de Tres de Febrero, desde la Subsecretaría de Cultura, rinde este año un tributo a dos creadores teatrales argentinos: Martín Coronado y Pablo Podestá. 
Los trabajos serán reunidos en un libro con la dramaturgia de quienes participen con una escena breve, sobre sus vidas u obras. 
El elegido, en mi caso, fue Podestá. 


“Cielo de Artistas”

Escena/monólogo. Espacio iluminado escasamente. El personaje, Pablo Podestá, se halla con un chaleco de fuerza; serpentea por el suelo del escenario que simula una habitación de reclusión. Todo es oscuro, menos su ropa: color crema o blanca. Se ríe de manera nerviosa. De fondo, se oye llover. Un haz de luz, lo sigue.
.......
-¡Quiero volar! ¡Quiero volver a volar! Subirme al trapecio como cuando era chico (Podestá se halla en el centro del escenario, acostado, con respiración cansada y piernas encogidas). ¿Dónde está el público, mamá (gritando)… y mi caballo, dónde está? (llora). Desátenme, no puede ser (respira pesado). Es horrible estar aquí (moquea). ¿Quién sabe lo que es oler a humedad (pausa), todo el tiempo? (Duda) ¿Dónde está la gente, la luz? No hay alegría (en tono grave, gira y mira al público)). Se acabó el circo (terminante, desafiante). Yo, que fui Presidente de la Nación y pude darle alegría a esta Buenos Aires siempre triste, gris, húmeda y lluviosa (enfadado). Yo, que teché la ciudad para que la gente pasara de teatro en teatro, y viera arte, obras, actores, actrices (lo enuncia con entusiasmo, ilusionado). A mi: volando por los aires, haciendo uso del trapecio; o sobre mi caballo… Sin embargo, estoy acá (lloriquea, moquea).

-(Respira hondo, pausa; se comienza a levantar, queda arrodillado, de frente). ¡Nadie me escucha, aunque grite! ¿Por qué no me sacan este chaleco de fuerza…? (silencio). ¿Qué culpa tengo yo…?. Delirar, estar enfermo… (vuelve a llorar). Ser actor (disminuye potencia interpretativa, duda, piensa). Ayúdenme, quiero regresar (firme, pide ayuda¸ mueve sus brazos atados). Actuar…yo soy actor. Un gran actor (modifica registro, habla con convicción y autoridad. Se calma). No puedo seguir aquí. Sólo el cielo de los artistas me espera. Allí no habrá chaleco que pueda conmigo (respira hondo y exhala). No sé por qué me doblegan así. Me maltratan. (Se para) Yo, Pablo Podestá: harapiento, reptando por este suelo húmedo, sucio (se expresa con asco), repugnante. Alojado en este espacio horrible (indignado), que no es un teatro, ni un escenario. Es… (pausa). Esto es el Infierno, y yo no estoy aquí actuando un papel… (lo dice con sorna y seguridad; cae de rodillas y esconde su rostro)


-(Pausa breve). ¿Dónde está el Cielo de los Artistas? (Levanta la cabeza, la mirada, de rodillas. Pausa un poco más marcada, calmo; mira hacia arriba). ¿Qué diferencia hay entre ser un loco o un actor? (Pablo permanece quieto, relajado y se reclina. Unos instantes después, vuelve a mirar, de frente, al público).

1 comentario:

Jorge Iglesias dijo...

Sublime amigo, me sentí encerrado en ese chaleco de fuerza de principio a fin sintiendo a es Podestá en la decadencia y la enfermedad. Me encantó.