P O E S í A /// P O E S í A

//COMUNICACION SOCIAL //
//PERIODISMO // NUEVAS TECNOLOGIAS // ACTUALIDAD // CINE //
//ARTE Y DISEÑO // PUBLICIDAD//
//L I T E R A T U R A//

He naufragado en un mar de recuerdos.

Ante el futuro incierto, busco en el presente
al que soy. Hoy ya no es ayer.
G.D.

Estar ROTO DE AMOR, duele.

G.D.

lunes, 31 de enero de 2011

Espectáculo recomendado





En el Teatro Maipo. Un espectáculo de cámara (o de café concert), bien actuado por la actriz y cantante Virginia Innocenti. Un tributo musical cálido y ajustado. Con humor, sensibilidad y profesionalismo. En el escenario: un pianista y la transformación de Innocenti en Tita Merello, Tita de Buenos Aires. Tangos, milongas y su vida más privada (íntima), antes de fallecer, cuando su físico no la acompaña, y su intelecto (y corazón) dice basta.
Tita fallece en vísperas de Nochebuena, con 98 años de vida, en 2002.Un vida intensa, plagada de éxitos en el cine, el teatro, la radio, la TV, la música y hasta el periodismo. También, una existencia austera y solitaria, que Virginia Innocenti transmite conmoviendo a la platea.
Me gusto. Salvo algunas referencias que podían haberse agregado al libro (para ubicar mejor a las nuevas generaciones sobre quién fue "la Merello"), el montaje de la obra, la luz y el sonido, como el maquillaje y vestuario, acompañan y corporizan una interpretación creible, lejos de la imitación y cerca de la creación verosímil de la cual es responsable "la Innocenti": una artista completa.
Gustavo D´Orazio
Nota: vie actuar a la auténtica Tita Merello en 1977, en el Teatro Estrellas, junto a otro grande del tango: Mariano Mores. Llevado por mis tíos, tuve acceso, así, a dos grandes figuras del espectáculo argentino.

2 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Gracias Gustavo por darme a conocer a esta gran mujer de las tablas artísticas.
Con ternura
Sor.cecilia

María Socorro Luis dijo...

Todavía conservo el tango de Tita

Se dice de mó
se dice que soy fiera,
que camino a lo malevo,
que soy chueca y que me muevo
con un aire compadrón.

La escuché tantas veces cantar en directo... Ya me encantaría asistir al especráculo.

Abrazos