P O E S í A /// P O E S í A

//COMUNICACION SOCIAL //
//PERIODISMO // NUEVAS TECNOLOGIAS // ACTUALIDAD // CINE //
//ARTE Y DISEÑO // PUBLICIDAD//
//L I T E R A T U R A//

He naufragado en un mar de recuerdos.

Ante el futuro incierto, busco en el presente
al que soy. Hoy ya no es ayer.
G.D.

Estar ROTO DE AMOR, duele.

G.D.

lunes, 24 de enero de 2011

Nuevo

Clínicas y Hospitales

I)

Afuera
Sol
Verde
Transpiración

Es domingo

Dentro
Temperatura neutra
Luz tenue
Soledad
Enfermedad
Remedios
Bolsas y paños
Quejidos
Caricias y olvidos
Rezos a San Pantaleón
Milagros y partidas

Es domingo

A la vuelta de la esquina
el colectivo transporta
junto a los ruidosos jóvenes del verano
viejas almas
que se escapan del hospital
sin cura


II)
Amelia se rompió la cadera
Doblada
así la halló su vecino

Horizontal y curvada
ella
que paseaba a los 90 años
está hoy entre sábanas blancas

En la clínica
no han almidonado las sábanas
dice

No
abuela

Tampoco
hay flores
ni aroma a lavanda

Esto no es un jardín
le dice la enfermera de noche

Son tres mujeres
tres pacientes fracturadas
rotas
que esperan volver a caminar

Volver a la vida
a oler flores
sábanas almidonadas
y a evitar
por el momento
partir
hacia el otro lado

Todavía no quiero volver a verte
mamá
dice Antonia
de 95 años

No me lleves
que tengo tanto por hacer

Amelia escucha y mira sin ver
me toma de la mano
y dice
qué horrible es esto
llevame a casa

G.D.2011

5 comentarios:

Daniel Buitrago dijo...

Menudo pellizco, Gustavo.

Muchas gracias.

Luu. dijo...

Faa! Que imagenes fuertes, que rara vez he profundizado. Feo, feo. Triste, triste.

Un abrazo grande desde la costa donde el calor es INSOPORTABLE.

Lola dijo...

Aferrarse a la vida a los 90 años es signo de lucidez mental....ya me conformaría yo con irme así incluso con algunos años menos.
Besos amigo.

María Socorro Luis dijo...

Qué triste y qué real poema-documento...

Abrazo conmovido.

MAR SOLANA dijo...

¡Qué imágenes tan claras provocan estos versos, Gustavo!

Lo que más me gusta es la esperanza que transmiten... Que una anciana tenga aún ganas de oler las flores y de dormir entre sábanas almidonadas es un verdadero canto a la vida frente al gris taciturno de los hospitales...

Te felicito por traernos estos sentimientos en apenas unas lineas.