P O E S í A /// P O E S í A

//COMUNICACION SOCIAL //
//PERIODISMO // NUEVAS TECNOLOGIAS // ACTUALIDAD // CINE //
//ARTE Y DISEÑO // PUBLICIDAD//
//L I T E R A T U R A//

He naufragado en un mar de recuerdos.

Ante el futuro incierto, busco en el presente
al que soy. Hoy ya no es ayer.
G.D.

Estar ROTO DE AMOR, duele.

G.D.

viernes, 6 de mayo de 2011

Escritura en progreso

La trampa


Cierra lo que ya no es.

Aísla y sutura,
enterrando lo muerto.

Avisa sobre su ser.

Nada más inútil
que una trampa efectiva,
ya usada.

Una vez tendida la trampa,
no hay retorno,
no hay hueco que completar.

Su destino se ha cumplido,
su vacío se ha ocupado.

Gustavo D´Orazio

3 comentarios:

MAR SOLANA dijo...

Profundos versos, Gus, cargados de existencialismo...

Uf, podría comentarte mucho al respecto, por eso me parece tan bueno tu poema, porque es breve y muy profundo.

MILÁN KUNDERA decía que una novela no es una confesión del autor, sino una investigación sobre lo que es la vida humana dentro de la trampa en que se ha convertido el mundo...

Te dejo mi cariño y un ramillete de besos frescos :)

Anama dijo...

Condensación, contundencia, efectividad. Has logrado el ideal e todo poeta, decir mucho (muchísimo en este caso) con tan pocas palabras. Me hizo acordar al cuento El fin, de Borges, que, con otro planteo, toca este tema: el de aquello que, una vez cumplido su destino, se vacía de sentido. Por otro lado, el tema de la trampa (y autotrampas, claro) da para reflexionar hasta el infinito.
Abrazos entusiastas

Juan Carlos Ortega dijo...

Me gusta el principio: "Cierra lo que ya no es." Una de esas frases redondas que te hacen leer con avidez lo que viene a continuación.
Si, me gustan los poemas que empiezan con una frase contundente como esa.

Gracias por leerme y por dejarme siempre tus comentarios. Yo soy mucho menos constante, perdón.

Pero seguiré por aquí, aprendiendo de ti.

Un abrazo y una sonrisa, amigo.