P O E S í A /// P O E S í A

//COMUNICACION SOCIAL //
//PERIODISMO // NUEVAS TECNOLOGIAS // ACTUALIDAD // CINE //
//ARTE Y DISEÑO // PUBLICIDAD//
//L I T E R A T U R A//

He naufragado en un mar de recuerdos.

Ante el futuro incierto, busco en el presente
al que soy. Hoy ya no es ayer.
G.D.

Estar ROTO DE AMOR, duele.

G.D.

lunes, 9 de mayo de 2011

Los Olvidados

Mientras preparo el nuevo trabajo de escritura cómplice, propuesto por Ana M. ODDO, sobre el paso del tiempo, y después de retomar la lectura de García MARQUEZ (para junio debatiremos sobre La Hojarasca; y en julio, Cien años de soledad)...me pregunto por muchos creadores olvidados. Mientras se elogia a autores vanales, se los pondera por sus respuestas o salidas periodísticas, ventas, etc., una mini lista de escritores que casi no se hallan en las librerías, ni en la Feria del Libro (que este año alcanzó el millón trescientos mil visitantes):

GENO DIAZ, en primer lugar. Un extraordinario narrador. Sus policiales, impecables. Era dibujante, además.
Sobre Marta Lynch (LA ALFOMBRA ROJA, LA PENULTIMA VERSION DE LA COLORADA VILLANUEVA) y Beatriz Guido, si bien se encuentran algunos títulos, han caído en el olvido, subestimándolas, tachándolas de generadoras de una literatura femenina, sin respetar sus universos y trabajo literario, particularmente el de Guido: guionista, además, del cineasta (que fuera su esposo) argentino Leopoldo Torres Nilsson. Leer: LA CAIDA, FIN DE FIESTA, ROJO SOBRE ROJO, EL INCENDIO Y LAS VISPERAS...
Otra. Fue pulverizada por la crítica, desterrada de los catálogos: SILVINA BULLRRICH. No era una buena escritora, pero sus temáticas y estilo convocaban lectores. Los burgueses, fue elogiada, en su momento; Los pasajeros del jardín, llevada al cine. Era sencilla, describía a la clase alta de la Argentina, particularmente, a la porteña...Fue best-seller y, en la actualidad, no aparece más que en la mesa de saldos y usados.

De otras disciplinas: olvidados, también: VICTOR ITURRALDE, un carismático difusor del cine, que me inició, cuando niño, a través de excelentes programas de TV, en el conocimiento y amor por el cine.

CARLOS BURONE, CESAR MAGRINI: periodistas, escritores, cinéfilos, OLVIDADOS.
SALVADOR SAMMARITANO: periodista impecable, gran conocedor y difusor del cine, es tomado en cuenta -sólo- en espacios afines...

BATARO BAREA: un artistas del off, poeta, travesti, creativo, OLVIDADO. Se lo valora y cita, pero no más allá del ámbito de su singularidad. Un filme, muy pronto, le tributará un merecido homenaje. La web, también tiene mucho de él. Escribía, actuaba, recitaba. Puede verlo en varias obras y performances.

MARGOT MOREYRA: la actriz-anciana fetiche del director de cine nacional JORGE POLACO. Rara, convincente, natural. OLVIDADOS AMBOS.


LA LISTA NO CONCLUYE AQUI, CUANTOS OLVIDADOS MAS RECUERDAN...

OTROS: POLO, POLOSECKI,el joven periodista de TV, innovador, sensible, trágico.
OSCAR HERMES VILLORDO, un escritor recatado, homosexual, con una literatura también estigmatizada, hoy sepultada.

TODOS LOS CITADOS NO ESTAN YA VIVOS. LOS UNE LA MUERTE, EL OLVIDO. HAY, TAMBIEN, ARTISTAS VIVOS, CREADORES DE DIFERENTES DISCIPLINAS, QUE NADIE CONVOCA, RECUERDA Y CITA, AUNQUE ENGROSAN LOS ARCHIVOS DE LA PRENSA, A LA ESPERA DE SU CORRESPONDIENTE OBITUARIO. G.D.

3 comentarios:

Albert Piodos dijo...

Coincido en tu apreciación Gustavo. Uno no sabe bien por qué unos libros llegan y otros no. "No son todos los que están, ni están todos los que son". Una de mis actividades favoritas es acudir a puestos callejeros donde venden libros usados y fijarme en autores en español de quienes jamás escuché. Encontré cosas que merecieron la pena.
Saludos.

Juan Carlos Ortega dijo...

Me temo que todos caeremos en el olvido, tarde o temprano.

Por cierto, me recuerda una lectura que hice hace poco: "El olvido que seremos" del colombiano Hector Abad Faciolince, un libro conmovedor, en el que retrata a una persona magnífica y excepcional, su padre, que murió asesinado por defender sus ideas, en medio de una sociedad terriblemente violenta.
Un ejemplo de vida y una gran prosa.

Anama dijo...

Coincido con Juan Carlos en que, tal como lo anunció Borges, todo libro está destinado al olvido. Sin embargo, están los memoriosos leales como vos que rescatan aquellos nombres que han dejado huella, para revivirlas y para que otros tengan también el derecho (y el placer) de seguirlas. Gracias por este recuerdo.
Abrazos