P O E S í A /// P O E S í A

//COMUNICACION SOCIAL //
//PERIODISMO // NUEVAS TECNOLOGIAS // ACTUALIDAD // CINE //
//ARTE Y DISEÑO // PUBLICIDAD//
//L I T E R A T U R A//

He naufragado en un mar de recuerdos.

Ante el futuro incierto, busco en el presente
al que soy. Hoy ya no es ayer.
G.D.

Estar ROTO DE AMOR, duele.

G.D.

jueves, 23 de febrero de 2012

Tragedia anunciada

Ayer sucedió lo esperado. En Buenos Aires, el ferrocarril Sarmiento transporta a cientos de miles de ciudadanos...Su mantenimiento es pésimo. Viajo en él muy seguido. Noto su deterioro. Privatizado y subsidiado por el Estado, en los últimos años, casi no se invirtió en su renovación. Los controles son escasos y las denuncias permanentes. SE VIAJA MUY MAL. Ayer, ocurrió lo evitable: 50 muertos, 12 desaparecidos y casi 700 heridos. ES UN HECHO VERGONZOSO, PENOSO. Hay responsables. NO SE PUEDE CONTINUAR ADMINISTRANDO LA EMPRESA FERROCARRILES DE ESTE MODO. ELLOS NO MERECIAN MORIR O LASTIMARSE. Como sociedad, debemos exigir cambios inmediatos. Gracias a todos los que se preocuparon por este usuario.
G.D.

4 comentarios:

Daniel Buitrago dijo...

Ojalá todos los heridos se recuperen pronto y del todo. Ojalá aparezcan quienes han desaparecido. Y ojalá consigais entre todos que los responsables den la cara. Algo así no debe quedar impune, así que espero que los familiares de los fallecidos encuentren justicia y paz.

Un abrazo enorme, querido Gustavo.

MAR SOLANA dijo...

Ha sido una tragedia, Gus; lo siento muchísimo. Y al tiempo, me alegra que el destino no te jugara una mala pasada... Tenemos que ir "despertando", ya, y máxime cuando se trata de vidas humanas en juego...

Un cálido abrazo.

María Socorro Luis dijo...

Es vergonzosa la impunidad de los poderosos.

Lamentable y muy triste la pérdida de vidas humanas.

Besos.

J o s e A n t o n i o dijo...

Terribles las imágenes y el simple hecho de imaginar el accidente.
Cada día alguna tragedia golpea en alguna parte de este nuestro maltratado globo.
Quiero creer que no sea irreversible el deterioro.
Un abrazo, amigo mío, y mis condolencias!