P O E S í A /// P O E S í A

//COMUNICACION SOCIAL //
//PERIODISMO // NUEVAS TECNOLOGIAS // ACTUALIDAD // CINE //
//ARTE Y DISEÑO // PUBLICIDAD//
//L I T E R A T U R A//

He naufragado en un mar de recuerdos.

Ante el futuro incierto, busco en el presente
al que soy. Hoy ya no es ayer.
G.D.

Estar ROTO DE AMOR, duele.

G.D.

lunes, 4 de junio de 2012

Pensamiento


El próximo 7 de junio se recuerda el DIA DEL PERIODISTA.
Una buena oportunidad para repensar nuestro oficio, nuestro rol. Ante los cambios permanentes, la actual coyuntura y las nuevas tecnologías de la información, permanecen inalterables los valores y principios de una misión fundamental para saber qué sucede, tomar decisiones y poder discernir lo secundario -y hasta superfluo- de lo valioso y trascendente para "ser en sociedad".
UN ABRAZO.
Gustavo D´Orazio
 
¿DIA DEL PERIODISTA, DESDE CUANDO?
El Día del Periodista fue establecido en 1938 por el Primer Congreso Nacional de Periodistas celebrado en Córdoba, en recuerdo del primer medio de prensa con ideas patrióticas.
El 7 de junio de 1810 Mariano Moreno fundó la "Gazeta de Buenos Ayres", primer periódico de la etapa independentista argentina. La Primera Junta indicó por decreto su fundación, por ser necesario anunciar al público los actos oficiales y las noticias exteriores y locales. Sus primeros redactores fueron Mariano Moreno, Manuel Belgrano y Juan José Castelli.

Después del Bicentenario
“El periodismo argentino”, en síntesis,  es una categoría demasiado amplia, diversa e inconsistente. Es una generalización abarcativa,  que poco dice.
No ha sido igual el periodismo de las grandes ciudades que el de los pequeños poblados; el ejercido bajo gobiernos asfixiantes que en medio de administraciones abiertas y flexibles.  Por eso, ubicar al periodismo y a los periodistas en el contexto de su aparición y ejercicio, es fundamental (elemental) para elaborar un análisis creíble. 
Los medios locales, por su parte,  agregan a esta descripción su propia génesis, sus propias limitaciones, logros y objetivos. 
Sus bondades -al estar afincado en una zona-  se alojan en la interpretación de las necesidades vecinales y en plantearse como un auténtico puente entre los distintos centros de poder y la gente: sus lectores y anunciantes. 
El periodismo zonal, a veces con falencias, otras con aciertos; muchas con escasos recursos y otras con poco rigor profesional o técnico, de todos modos, cumplió (y cumple) con una doble función: ser registro histórico de los acontecimientos lugareños y comunicar noticias y hechos que los medios masivos, de alcance nacional, no difunden. 
Sin embargo, este periodismo –salvo reducidas excepciones- no atraviesa el mejor período. 
Sin una estructura económica sólida, la interacción e inmediatez que posee Internet y -muchas veces- falta de identidad, evidencia una lánguida presencia que anuncia futuras desapariciones, o permanentes agonías.
Sólo la elaboración de un buen producto, pensado y realizado con seriedad y compromiso, podrá revertir el diagnóstico. 
Es el compromiso social-cívico del que habla la nota “Otra mirada” (ver en este Blog). El que seguramente puede sostener una emisora radial dedicada, atenta; un canal de televisión que busque al ciudadano local como teleespectador o un medio gráfico (o digital) que se solidarice con el vecino, orientando sus demandas.
Tras el Bicentenario de la Revolución de Mayo, debe pensarse en cómo arribamos a esta fecha y qué o a quiénes se recordará el 7 de junio de 2012. 
Qué camino debemos seguir para darle credibilidad a esta efemérides es una tarea que recién comienza.  Debería -sin dudas- incluir las mutaciones del último siglo, con sus zozobras, cambios, pérdidas, derrotas y esperanzas, nuevas y viejas dependencias, antiguas y flamantes asociaciones y afinidades ideológicas, todos muy distintos a los de aquel 1810: germinal y emancipador,  o el ya distante, y en sepia, 1910. 

2 comentarios:

Daniel Buitrago dijo...

Fundamental el periodismo y, cómo no, la independencia para ejercerlo.

Es necesario celebrar que aún existen periodistas con el suficiente coraje para no venderse y contar lo que sucede sin sesgos relevantes.

Un fuerte abrazo, Gustavo, desde esta España que hoy más que nunca requiere de buenos periodistas.

Juan Carlos Ortega dijo...

Espero que disfrutes tanto de un feliz día del periodismo como de un estupendo Triálogos.

Aquí estamos terminando el curso y mi cabeza anda un tanto ocupada con exámenes, la formación gestalt, etc. Por eso últimamente estoy menos conectado al blog.

Pero no te olvido, amigo.

Un abrazo y una sonrisa.