P O E S í A /// P O E S í A

//COMUNICACION SOCIAL //
//PERIODISMO // NUEVAS TECNOLOGIAS // ACTUALIDAD // CINE //
//ARTE Y DISEÑO // PUBLICIDAD//
//L I T E R A T U R A//

He naufragado en un mar de recuerdos.

Ante el futuro incierto, busco en el presente
al que soy. Hoy ya no es ayer.
G.D.

Estar ROTO DE AMOR, duele.

G.D.

miércoles, 14 de julio de 2010

Sosiego


Descansar en Paz

Siento un agotamiento raro,
nuevo, especial...
desde el alma y en el cuerpo.


Gracias,
por decirme que he muerto ayer;
que no importan ya
la mancha en mi camisa,
el pago de la luz,
el teléfono descolgado
ni mis notas ilegibles.

Gracias,
por decirme que el pasado imperfecto
no volverá en mi contra,
o el presente
a recluirme en una interlínea impensada.

Gracias,
por recordarme que he muerto ayer.

Después de todo,
podré descansar en paz.

GUSTAVO D´ORAZIO


3 comentarios:

Juan Carlos Ortega dijo...

Misterioso y un tanto desasosegante. Es curioso que se titule sosiego, porque a mi me produce el efecto contrario.

Puedo preguntar quién te ha dicho que has muerto, por qué, a qué se refiere...

En fin, ¿alguna explicación?

¿O es mejor no preguntar y que el poema trasmita sin más misterio y desasosiego?

No sé si prefiero el lado irracional o el racional. Aunque para ti, desde luego, tiene un sentido racional.

Lola dijo...

Morir en el sentido de dejar de existir para alguien o para algo, como forma de liberarse de las exigencias que ese vivir imponía y encontrar el sosiego deseado.

Lo mismo no tiene nada que ver con esto, pero es lo que a mi me sugiere tu poesía.
No has puesto la fecha como en otras ocasiones, lo que tal vez quiera decir que, si es una vivencia propia, es algo reciente en tu vida. Hay una frase que va bien para momentos de punto y final, dice algo así como que todo final de una historia es el principio de otra, pues eso, descansar si, pero para empezar de nuevo.
Saludos. Lola.

Anama dijo...

Ah, la muerte, esa seductora tramposa. Se nos muestra y se nos oculta, se nos brinda en pequeñas dosis para hacernos creer que la vencemos y olvidemos por un momento que caminamos inexorablemente hacia ella.
Bravo, amigo.