P O E S í A /// P O E S í A

//COMUNICACION SOCIAL //
//PERIODISMO // NUEVAS TECNOLOGIAS // ACTUALIDAD // CINE //
//ARTE Y DISEÑO // PUBLICIDAD//
//L I T E R A T U R A//

He naufragado en un mar de recuerdos.

Ante el futuro incierto, busco en el presente
al que soy. Hoy ya no es ayer.
G.D.

Estar ROTO DE AMOR, duele.

G.D.

viernes, 6 de marzo de 2009

Penas...

Es oportuno recordar este trabajo de María E. Walsh. Durante este verano, ordenando archivos, apareció el recordado suplemento "Cultura y Nación",que editaba el diario Clarín.
Un ejemplar lo tenía en su tapa. Es que allí lo había publicado la autora. Y como su "país de Jardín de Infantes" -u otros artículos- sembró polémica.
La página está amarillenta; el pensamiento, su letra y valores (tanto estéticos como ideológicos),intactos,vigentes.
De su obra para niños, para adultos, es mucho lo rescatable.
Este poema, que incluyo en el blog en momentos en que vuelve el tema a las planas de los diarios y al análisis público, deja en claro que yo no estoy a favor de la pena capital. Escribí, hace años, una poesía que ya subiré, titulada PENA DE MUERTE O PENA A LA VIDA...Es que lo que se busca, y debemos reclamar y exigir como seres civilizados, es educar, incluir socialmente, mejorar la vida paupérrima de cientos de miles de familias y honrar la vida, la justicia y penalizar al que delinque con leyes actualizadas y efectivas. Sin demoras, atajos ni dilaciones insostenibles. Todos los ciudadanos (en especial los que mayor poder poseen y ejercen) podemos contribuir a mejorar la comunidad que formamos.
Las autoridades deben escuchar y obrar, reflexionar y actuar. Muchas muertes podrían evitarse así.
Si cada institución y cada integrante, desempeñara su rol de manera limpia y eficiente, un gran paso estaríamos dando. Las opiniones en caliente, nos pueden llevar a equivocaciones.
La falta de justicia, equidad; el olvido y explotación, también. Cuando se pierde la noción de la dignidad humana, se cometen los peores atropeyos. Los peores delitos suceden en una sociedad enferma. Sin alegría, reconocimientos, sueños y proyectos.
Nos faltan "premios", decisiones rectas y más amor.
Es tarea de todos, una vez más, hablar de estos temas. Informar y educar. Permitir el disenso y ampliar la mirada sobre los pro y contras de una medida tan drástica y final como la pena de muerte.
A María E. Walsh, la rescato en este año de homenaje teatral (el espectáculo Varieté, muestra su imaginario, con formato de revista sofisticada); después de haberme formado en la escuela primaria que estrenó sus libros (su personaje "Manuelita"); tras haberla visto cantar en el Teatro San Martín, en su despedida de los escenarios, hace años, y después de releer su poemario para adultos, dedicado a mi hijo Lucas, en la Feria del Libro de Bs. As, de hace unos años.
Ella sigue "vivita y coleando", escribiendo y pensando.
Que otros también, rescaten este mensaje.
Gustavo D´Orazio.
Poema "La pena de muerte" - 1991
de María Elena Walsh

Fui lapidada por adúltera. Mi esposo, que tenía manceba en casa y fuera de ella, arrojó la primera piedra, autorizado por los doctores de la ley
y a la vista de mis hijos.
Me arrojaron a los leones por profesar una religión diferente a la del Estado.
Fui condenada a la hoguera, culpable de tener tratos con el demonio encarnado en mi pobre cuzco negro, y por ser portadora de un lunar en la espalda, estigma demoníaco.
Fui descuartizado por rebelarme contra la autoridad colonial.
Fui condenado a la horca por encabezar una rebelión de siervos hambrientos.
Mi señor era el brazo de la Justicia.
Fui quemado vivo por sostener teorías heréticas,
merced a un contubernio católico-protestante.
Fui enviada a la guillotina porque mis Camaradas revolucionarios consideraron aberrante que propusiera incluir los Derechos de la Mujer
entre los Derechos del Hombre.
Me fusilaron en medio de la pampa, a causa de una interna de unitarios.
Me fusilaron encinta, junto con mi amante sacerdote,
a causa de una interna de federales.
Me suicidaron por escribir poesía burguesa y decadente.
Fui enviado a la silla eléctrica a los veinte años de mi edad, sin tiempo de arrepentirme o convertirme en un hombre de bien, como suele decirse de los embriones en el claustro materno.
Me arrearon a la cámara de gas por pertenecer a un pueblo
distinto al de los verdugos.
Me condenaron de facto por imprimir libelos subversivos,
arrojándome semivivo a una fosa común.
A lo largo de la historia, hombres doctos o brutales supieron con certeza qué delito merecía la pena capital.
Siempre supieron que yo, no otro, era el culpable.
Jamás dudaron de que el castigo era ejemplar.
Cada vez que se alude a este escarmiento la Humanidad
retrocede en cuatro patas.

1 comentario:

MARÍA ALICIA GARCÍA FACINO profesoragarciafacino@yahoo.com.ar Teléfono PERSONAL (03482)15635531 dijo...

LAS Y LOS INVITO A LEER MI BLOG http://plagiodemariaelenawalsh.blogspot.com PARA LEER E IMPRIMIR EL WALSHGATE, ES DECIR EL PLAGUI/ROBO LITERARIO DE MARÍA ELENA WALSH.

DESPUÉS DE ENVIARLE UNA TARJETA QUE COMIENZA CON UN "QUERIDA SARA",LA LESBIANA MACHISTA RSENTIDA MARÍA ELENA WALSH ,PLAGIÓ "EL TORTURADO",DE LA DOCENTE LIC. SARA ZAPATA VALEIJE,CONVIRTIÉNDOLO EN "LA PENA DE MUERTE" .


QUEJAS:SARA FACIO DE WALSH azotea@laazotea.com.ar
Teléfono (011)4811-0931